Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Equinácea: qué es, propiedades, beneficios y para qué sirve

La equinácea es una planta medicinal que sirve para tratar varios síntomas, según ciertos estudios.

 

A menudo podemos encontrar en la naturaleza remedios verdaderamente eficaces para tratar todo tipo de afectaciones en la salud. La equinácea es una planta relativamente poco célebre en Europa, pero sus beneficios para la salud son conocidos desde hace milenios en otras regiones del planeta.

Con el fin de conocer las principales características de la equinácea y saber para qué sirve, en este artículo descubriremos qué es la equinácea, cuáles son sus propiedades y beneficios y cómo tomarla. Además describiremos los posibles efectos secundarios de consumir esta planta y cuáles son sus principales contraindicaciones.

¿Qué es la equinácea?

La equinácea es una planta de tipo perenne, de la familia de las asteráceas, cuyo tallo puede llegar hasta los 45 centímetros de altura. Las flores que presenta esta especie suelen ser de color púrpura o lavanda y su cabezuela es grande, en forma de cono y de color rojizo oscuro.

Esta planta, originaria de Norteamérica, fue introducida en Europa hacia el primer tercio del siglo XX. En la actualidad existen vastos cultivos de equinácea principalmente en el centro del continente norteamericano, México y Europa Central.

Además de ser un remedio medicinal tradicional de muy largo recorrido, la equinácea es valorada también por su belleza estética, siendo plantada a lo largo del mundo en gran cantidad de jardines y plantaciones tanto artificiales como naturales.

Historia del uso de esta planta

La equinácea fue utilizada durante milenios por los pobladores originarios del Norte de América para curar tanto heridas de guerra como aquellas provocadas por animales salvajes como serpientes, osos, u otros depredadores. También se utilizó ampliamente para curar todo tipo de infecciones por bacterias y otras causas.

A lo largo de los siglos, la equinácea ha sido uno de los remedios naturales más utilizados para tratar también afectaciones muy diversas en el organismo, además de las heridas y de las infecciones, y no fue hasta la llegada de los europeos al continente que su uso se extendió al “Viejo Mundo”.

Con la progresiva invasión del Oeste de Norteamérica, los europeos descubrieron los múltiples beneficios de la equinácea y la incorporaron a la medicina occidental a mediados del siglo XIX, principalmente para tratar enfermedades graves de transmisión sexual.

Cómo tomar y contraindicaciones

La equinácea, como todas las plantas medicinales, se puede tomar en infusión o de muchos otros modos -por ejemplo en forma de píldoras, cápsulas, extractos de la planta, cremas y otros productos farmacológicos de todo tipo.

Como en la mayoría de plantas medicinales, su consumo debe estar prescrito por un médico o profesional de la salud, teniendo en cuenta las características de la persona que va a recibir el tratamiento. Se recomienda no alargar el tratamiento con equinácea más de 2 meses.

Pese a ser considerada un remedio casi milagroso, existen una serie de contraindicaciones relacionadas con el uso de la equinácea. Las principales son el caso de mujeres embarazadas, lactantes, personas con enfermedades hepáticas o con posibles reacciones alérgicas.

¿Para qué sirve? Propiedades y beneficios

A la equinácea se le atribuyen diversas propiedades beneficiosas para la salud del organismo humano. Así, muchas personas consideran que el consumo de esta planta medicinal puede servir para tratar gran cantidad de problemas; a continuación los mencionamos.

1. Protege el sistema inmunitario

Uno de los principales beneficios que aporta el consumo de equinácea es la potenciación y preservación del sistema inmunitario, efecto que ayuda a curar resfriados o procesos gripales de toda índole.

La mejora del sistema inmunológico característica del consumo de equinácea también puede aplicarse como revitalizante y remedio para aumentar la energía, para rebajar la fiebre y como remedio para acelerar los procesos de cicatrización.

2. Previene enfermedades

El consumo de equinácea puede servir para prevenir la aparición o bien para usar en el tratamiento de determinadas enfermedades como por ejemplo enfermedades de la piel, determinadas enfermedades de transmisión sexual y algunos tipos de cáncer.

3. Cura infecciones

Tomas equinácea de manera habitual también puede servir para tratar o prevenir la aparición de todo tipo de infecciones. Algunos ejemplos de estas pueden ser infecciones en el sistema respiratorio, en el sistema urinario, infecciones derivadas de posibles cortes o lesiones, infecciones en las encías, amigdalitis, infecciones del oído, infecciones genitales y herpes, entre otras.

4. Protege el aparato digestivo

La equinácea puede servir para favorecer la digestión, proteger el aparato digestivo de las personas con sensibilidad, previniendo la aparición de acidez o ardor estomacal, o bien estimulando el apetito para proteger el estómago mediante la secreción de los jugos gástricos naturales.

5. Efecto antiinflamatorio

El uso de equinácea está indicado en casos de golpes, heridas y traumatismos, principalmente para rebajar la inflamación de los mismos. De igual forma, se recomienda el consumo de equinácea para aliviar los síntomas de la tendinitis y de la bursitis.

6. Otros beneficios

Existen otros beneficios del consumo habitual de equinácea, entre los cuales podemos encontrar la mejora de la circulación de la sangre, el tratamiento de picaduras de mosquito, hemorroides, acné, llagas, flemas y migrañas y la purificación general del organismo gracias a su efecto antioxidante.

Referencias bibliográficas:

  • Barnes J.; Anderson L.; A.; Gibbons S.; Phillipson J.; D. (2005). Echinacea species (Echinacea angustifolia (DC.) Hell., Echinacea pallida (Nutt.) Nutt., Echinacea purpurea (L.) Moench): a review of their chemistry, pharmacology and clinical properties. J Pharm Pharmacol. 57 (8): 929–54.

Comentarios