Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Ginseng: ¿qué es y para qué sirve? 6 propiedades y beneficios

¿Para qué sirve el ginseng? Descubre las propiedades y los beneficios de esta planta medicinal.

 

El ginseng coreano proviene de la planta Ginseng panax.

Ante la gran cantidad de enfermedades que se descubren cada día y nuestros ritmos de vida tan acelerados, encontramos una gran cantidad de opciones para curarnos o responder mejor a las necesidades cotidianas.

Vemos que cada vez toman más fuerza los remedios naturales, orgánicos y ancestrales; uno de las más populares en la actualidad es el ginseng. Coreano, siberiano, americano, en té o tabletas, esta planta se consigue de diferentes maneras.

A continuación explicaremos qué es, para qué sirve y cuáles son las propiedades y los beneficios del ginseng, además de las diferencias entre el ginseng rojo coreano y otros tipos de ginseng.

¿Qué es el ginseng?

Ginseng panax es una de las plantas más populares de la medicina tradicional china. Pertenece al género “panax”, que agrupa algunas plantas que crecen lentamente y que tienen raíces carnosas. A su vez “panax” significa “panacea” (del griego “panakes” o “panakos”), que quiere decir “remedio contra todos los males”.

Las plantas de este género suelen crecer en Asia oriental, aunque también pueden desarrollarse de forma satisfactoria en América; de ahí que las propiedades y los beneficios del ginseng sean muy variados. Suele confundirse con el Gingko Biloba (árbol longevo y también originario del oriente asiático, con propiedades similares)

Los tipos más populares el ginseng coreano, el siberiano, el americano y el indio; más adelante describiremos las propiedades y los beneficios de cada uno, incluyendo las diferencias entre el ginseng coreano rojo y el blanco.

También puede variar su color según el estado de la raíz (blanco: recién cortada; marrón: seca; rojo: tostada). A continuación te explicamos para qué sirve y te presentamos sus propiedades y beneficios.

¿Para qué sirve esta planta?

El ginseng sirve para combatir el agotamiento y la debilidad, por lo que podría considerarse un estimulante. Pero no solo eso: sus propiedades están relacionadas con muchos otros beneficios, como quemar grasa, mejorar la concentración o reducir inflamaciones. Tradicionalmente la raíz de ginseng se consume por cocción o por infusión, aunque puedes encontrarlo incluso en productos cosméticos.

De hecho, sus propiedades incluso se han comprimido para crear tabletas o gotas que sirven como suplementos vitamínicos o energéticos, por ejemplo el pharmaton complex o el revital ginseng (también conocido como “jalea real” o “royal jelly” porque combina ginseng, jalea real y vitamina C).

La raíz de ginseng se suele tomar como té o infusión.

6 propiedades y beneficios del Ginseng

Además de su utilidad para mejorar los niveles de energía, el ginseng tiene muchas otras propiedades saludables y beneficios para el organismo. Veamos cuáles son.

1. Aumentar la energía

Como hemos dicho, entre las propiedades principales del ginseng está la de estimular el Sistema Nervioso Central. Esta planta medicinal reduce las sensaciones de cansancio, por lo que puede aumentar la actividad en momentos de fatiga.

Además incrementa la liberación de fenilalanina, un aminoácido importante para la segregación de neurotransmisores y con propiedades neuroprotectoras, por lo que se ha relacionado con una mejora en los procesos cognoscitivos, por ejemplo la memoria y la atención.

2. Estimular el sistema inmunológico

Los ginsenósidos que contiene el ginseng se han relacionado con la producción de linfocitos (un tipo de célula inmunitaria implicada en la liberación de anticuerpos y proteínas), por lo que otro de sus beneficios es mejorar la protección del sistema inmunológico ante enfermedades leves como pueden ser un resfriado o una gripe.

3. Combatir la impotencia sexual

Algunos estudios han relacionado el consumo de ginseng con una mejora de la impotencia sexual, la disfunción eréctil y la eyaculación precoz por sus efectos vasodilatadores y por su acción en el sistema nervioso central.

4. Bajar la tensión nerviosa

El ginseng sirve también para reducir algunos niveles de ansiedad; esto se debe a sus propiedades analgésicas y a que reduce la secreción de cortisol durante momentos de tensión nerviosa.

Sin embargo, también se recomienda no tomarlo en dosis altas ni en estados de ansiedad, ya que su efecto puede ser contraproducente. El ginseng también puede ayudar a controlar la actividad gástrica y prevenir úlceras.

5. Favorecer la digestión

El consumo de ginseng también se ha relacionado con el incremento de la actividad del metabolismo; esto se debe probablemente su acción estimulante. Por esto, otro de los beneficios que se le atribuyen es la mejora de la digestión y, en algunos casos, el favorecimiento de la pérdida de grasa corporal.

6. Reducir niveles de azúcar

El ginseng influye en el funcionamiento de la glándula suprarrenal y del páncreas, encargados entre otras cosas de regular la secreción y la distribución de azúcar en el torrente sanguíneo y otras células.

Por eso, tomar ginseng puede ayudar a disminuir los niveles de azúcar en la sangre y se han estudiado mucho sus efectos antidiabéticos. Específicamente se han encontrado beneficios cuando se consume aproximadamente 40 minutos antes de la comida.

 

Tipos de ginseng más populares

A pesar de que el ginseng rojo coreano es el tipo más consumido, existen otras variedades populares. Así, encontramos también el ginseng coreano blanco, el ginseng siberiano, el indio y el americano, que son bastante populares en la actualidad.

Ginseng coreano rojo

El ginseng rojo coreano proviene de la especie Panax ginseng, la más habitual de las que se suelen utilizar como remedios naturales.

A este tipo de ginseng se le atribuyen propiedades estimulantes; por ejemplo, se dice que el ginseng rojo sirve para potenciar las defensas del organismo o para mejorar el rendimiento sexual.

El ginseng rojo se diferencia del blanco en el procesamiento que se da a la raíz de ginseng: cuando esta ha sido sometida a vapor y posteriormente ha sido deshidratada mediante calor, nos referimos al producto resultante como “ginseng rojo”.

El ginseng coreano es rojo o blanco según el tipo de procesamiento.

Ginseng coreano blanco

A diferencia de lo que sucede en el caso del ginseng rojo, el blanco se obtiene de la raíz de la planta procesada de un modo distinto: se pela y se deshidrata, pero siendo secada al sol durante un tiempo, y no mediante vapor y calor.

Dado que también se obtiene del Panax ginseng, las propiedades del ginseng coreano blanco son similares a las del rojo. Sin embargo, se suele afirmar que el procesamiento del ginseng blanco hace que tenga menos beneficios que el ginseng rojo.

Ginseng siberiano

Este tipo de ginseng se utiliza normalmente para tratar el estrés crónico, así como las sensaciones de cansancio y las alteraciones inmunitarias que suelen aparecer a consecuencia de éste.

El ginseng siberiano proviene de la planta Eleutherococcus senticosus, una especie que se encuentra en Rusia (concretamente en la región de Siberia), en Corea y en otras partes del continente asiático.

Ginseng indio

Las creencias de la medicina Ayurveda, un enfoque tradicional en la zona de la India, atribuyen al ginseng indio la propiedad de alargar la vida de quien lo consume.

Los beneficios del ginseng indio afectan al estrés y otros síntomas similares, como sucede con el resto de variantes de este remedio natural, según los defensores de esta planta. También se cree que es especialmente buena como afrodisiaco, igual que el ginseng rojo.

Ginseng americano

El ginseng americano se obtiene de la planta Panax quinquefolium y es bastante característico de los Estados Unidos.

Se cree que sirve para tratar los síntomas relacionados con la ansiedad y el estrés junto con otros problemas asociados, como pueden ser la hipertensión arterial o el insomnio.

La posible influencia del efecto placebo

Literalmente, el ginseng es una panacea. No obstante hay que recordar que sus efectos pueden variar según el organismo, las necesidades y los estilos de vida de cada persona. Así como las dietas o el ejercicio no funcionan por sí solos, el consumo del ginseng requiere cierta disciplina y debería complementarse con actividades que tengan beneficios similares.

Incluso hay varias investigaciones científicas que estudian el ginseng en relación a efectos placebo -esos efectos psicológicos positivos que percibimos en nuestro organismo luego de ingerir alguna sustancia que suponemos que tiene propiedades curativas pero que en realidad no tiene.

En varios estudios se comparan dos grupos de personas, donde uno de los grupos ingiere ginseng y el otro una sustancia placebo, para posteriormente evaluar los efectos en ambos. Respecto a algunos de sus beneficios se ha encontrado que el consumos de ginseng sí produce mejoras significativas, pero en otros aspectos puede tener los mismos efectos que el placebo.

Por esta razón las dosis recomendadas pueden ser distintas en cada caso, por lo que es recomendable asesorarte primero con un especialista antes de consumir ginseng, y siempre que tengas la necesidad de mejorar tu salud.

Comentarios
Gumercinda Nelsy Mamani Sanchez
Que buena informacion, ahora consumire el Ginseng para curar mis nervios.
Wilson Del Valle
Como se ingiere o se usa elGinseng, para mejorar memoria ycirculacion? Se puede comer? el Ginsen? Gracias.
oscar matute ortiz
muy interesante
Oscar
muy interesante comentario