Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Hipócrates de Cos: biografía, aportaciones y su juramento

Hipócrates de Cos: ¿quién fue? Revisamos las aportaciones del padre de la medicina y el juramento hipocrático.

Hipócrates de Cos es reconocido hasta nuestros días como el padre de la medicina moderna.

Hipócrates de Cos, padre de la medicina moderna, es recordado por el juramento hipocrático, fundamentalmente; sin embargo, sus aportaciones tuvieron un papel clave en el desarrollo de esta disciplina, como también es el caso de la psicología.

A continuación vamos a describir de forma sintética quién fue Hipócrates. Para ello revisaremos su biografía y sus aportaciones a la medicina y a la psicología -incluyendo el juramento hipocrático, que sigue siendo un símbolo de la profesión médica en la actualidad.

¿Quién fue Hipócrates de Cos? Biografía del padre de la medicina

Hipócrates de Cos vivió en Grecia entre los años 460 y 377 a.C.. Su padre y su abuelo paterno también fueron médicos, y el propio Hipócrates enseñó la profesión a sus dos hijos y a su yerno. Lo mismo hizo con un gran número de alumnos a lo largo de su vida, durante la cual viajó a lugares lejanos, lo que favoreció la popularización de sus ideas.

Hipócrates de Cos es considerado por la mayoría de expertos como el fundador (o incluso “padre”) de la medicina occidental moderna; en este sentido, sus aportaciones constituyeron las bases sobre las que se asentó el desarrollo de esta disciplina.

Todo lo anterior aún considerando que difícilmente podemos estar seguros de qué es exactamente lo que Hipócrates de Cos escribió, ya que la conservación de los registros históricos no permite tal certeza. Por lo mismo, en ocasiones suele hablarse de “tratados hipocráticos”, “obra hipocrática” o “corpus hipocrático” y no únicamente de Hipócrates.

En cualquier caso, con frecuencia se atribuyen al padre de la medicina la mayoría de los tratados médicos de la época griega, así como un juramento que hasta nuestros días continúa vigente.

Probablemente esto sea debido a que, antes de popularizarse la tradición hipocrática, la medicina de Occidente se basaba fundamentalmente en creencias de tipo mágico y mitológico-religioso. Esto se modificó drásticamente a partir de la obra hipocrática, con lo cual, se atribuye a Hipócrates el paso a una medicina basada en la observación de signos clínicos y en la extracción de conclusiones a partir de estos y del uso del razonamiento lógico.

Además, la obra del padre de la medicina se vio influida de forma clave por la del filósofo y matemático Pitágoras, que vivió unos 100 años antes que el autor que nos ocupa. En concreto, la medicina hipocrática se basó en la teoría de Pitágoras sobre la Naturaleza, que afirmaba que ésta estaba compuesta por cuatro elementos: el agua, el fuego, el viento y la tierra.

De hecho, existe un paralelismo claro entre este planteamiento y la teoría de los cuatro “humores” (fluidos) del cuerpo humano desarrollada por Hipócrates de Cos y sus contemporáneos. Según estos médicos, la salud dependía del equilibrio entre la sangre, la flema, la bilis amarilla y la bilis negra -un equilibrio que supondría el estado natural del organismo, excepto por la acción de influencias externas y del propio comportamiento.

Los tratados hipocráticos son una extensa obra cuya escritura se atribuye a Hipócrates de Cos.

Aportaciones a la medicina y a la psicología

La obra del padre de la medicina fue fundamental en la diferenciación de la medicina de otras ciencias que también se hallaban en un estado de desarrollo incipiente en la Antigua Grecia, principalmente la filosofía y la teúrgia -esto es, el conjunto de rituales “mágicos” que se ejecutan con el objetivo de invocar una intervención divina.

Se atribuye a Hipócrates haber sido el primero en describir los síntomas de muchas enfermedades y alteraciones médicas, así como en sistematizar los criterios para su diagnóstico. Además es el creador de términos tan relevantes para la medicina como “convalecencia” y “paroxismo” y de las categorizaciones médicas como la diferenciación entre enfermedades crónicas y agudas.

Sin embargo, muchos de los planteamientos de la medicina hipocrática han sido refutados a través del método científico a lo largo del tiempo, especialmente en lo relativo a las causas de los trastornos; por ejemplo, si bien las hemorroides eran atribuidas a “un exceso de flema y de bilis”, el tratamiento que se aplicaba en estos casos era bastante similar al actual.

En el ámbito de la psicología, la teoría de los humores del padre de la medicina es considerada una de las primeras teorías psicológicas sobre la personalidad; en concreto, se categoriza dentro de las hipótesis biológicas sobre el funcionamiento del ser humano, ya que atribuye la conducta al equilibrio relativo entre los supuestos “cuatro humores” del organismo humano.

Juramento hipocrático

Del mismo modo que sucede con otras obras atribuidas a Hipócrates de Cos, el juramento que desarrolló es aún relevante para la medicina en la época actual. En él están contenidos los fundamentos no sólo de la práctica médica, sino también de la ética que guía el desempeño de esta disciplina.

Este juramento también se vio influido de forma notable por la obra de Pitágoras. En concreto, a las aportaciones de éste a la filosofía se debe el énfasis de Hipócrates en la solidaridad, la privacidad, la justicia o el respeto a las figuras de autoridad.

Se trata de uno de los más conocidos textos médicos de la antigua Grecia. En coherencia con las tradiciones y el pensamiento mágico-religioso de la época, el juramento hipocrático invita a los nuevos médicos a jurar ante varios dioses curativos el cumplimiento de estándares éticos.

Por otro lado, el juramento de Hipócrates vincula de manera importante a estudiantes y médicos con la comunidad: son reconocidos casi como un miembro de las familias. Por lo mismo, actualmente se considera este juramento como uno de los grandes antecedentes de la profesionalización médica.

Ha sido tanta su relevancia, que el tratado se ha reescrito y adaptado constantemente según las exigencias y valores de cada época. Especialmente dentro de las sociedades occidentales, donde la medicina de tradición griega ha impactado especialmente el quehacer profesional.

Así pues, el juramento hipocrático sigue siendo utilizado en la actualidad (en su forma original o en versiones modernizadas) como un juramento público que se lleva a cabo durante la graduación de la carrera de Medicina; no obstante, no tiene un carácter obligatorio.

En algunas universidades se recita el juramento hipocrático durante la graduación de la carrera de medicina.

¿Qué dice el juramento de Hipócrates?

Tal como hemos explicado, el juramento del padre de la medicina se revisa constantemente. Se ha mantenido como una tradición o ritual de inicio en la formación médica de occidente, no obstante, no ha dejado de ser objeto de críticas y discusiones.

Sobre todo por mantener posturas determinadas respecto a prácticas actualmente en debate, como el derecho al aborto o el derecho a decidir sobre la propia salud. En cualquier caso, de con la Librería Nacional de Medicina de Estados Unidos, el juramento hipocrático está conformado por el siguiente texto:

"Juro por Apolo, el médico; y Esculapio, y Hygeia y Panacea, y todos los dioses y diosas como mis testigos, que, de acuerdo con mi capacidad y criterio, mantendré este Juramento y este contrato:

Considerar a aquel que me enseñó este arte querido como mis padres; estimarlo como a un compañero en la vida con él y satisfacer sus necesidades cuando sea necesario; considerar a sus descendientes como iguales a mis propios hermanos, y enseñarles este arte, si desean aprenderlo, sin costo o contrato; y que por precepto, lectura y cualquier otro modo de instrucción, impartiré el conocimiento del arte a mis propios hijos, a los de mis maestros, y a los discípulos obligados por este contrato y que han jurado este Juramento a la ley de la medicina; y a ningunos otros.

Usaré los regímenes dietéticos que benefician a mis pacientes según mi mayor capacidad y criterio, y no les haré daño ni injusticia.

No le daré un medicamento letal a  nadie si me lo piden, ni recomendará un plan de este tipo; y de manera similar no le daré pesario a una mujer para que cause un aborto.

En pureza y según la ley divina llevaré a cabo mi vida y mi arte.

No usaré el cuchillo, ni siquiera sobre aquellos que sufren de piedras, pero dejaré esto a aquellos que sean entrenados en este oficio.

A los hogares en los que ingrese, entraré en beneficio de los enfermos, evitando cualquier acto voluntario de impropiedad o corrupción, incluida la seducción de mujeres u hombres, ya sean hombres libres o esclavos.

Todo lo que vea o escuche en la vida de mis pacientes, ya sea en relación con mi práctica profesional o no, de lo que no se debería hablar afuera, lo mantendré en secreto, como si considerara que todo eso debe mantenerse en secreto.

Mientras mantenga este Juramento fielmente y sin corrupción, ¡se me concederá participar plenamente de la vida y la práctica de mi arte, ganando el respeto de todos los hombres, en todo momento!. Pero, en caso de transgredir y violar este Juramento, ¡que lo contrario sea mi destino!"

Referencias bibliográficas:

  • Greek Medicine. (2017). National Library of Medicine. Recuperado 29 de noviembre de 2018. Disponible en https://www.nlm.nih.gov/hmd/greek/greek_oath.html

  • Hippocratic oath (2018). Encyclopaedia Britannica. Recuperado 29 de noviembre de 2018. Disponible en https://www.britannica.com/topic/Hippocratic-oath

  • Jouanna, J. (1999). Hippocrates. Baltimore: Johns Hopkins University Press.

  • Yapijakis, C. (2009). Hippocrates of Kos, the father of clinical medicine, and Asclepiades of Bithynia, the father of molecular medicine. Review. In Vivo, 23(4): 507-514.

Comentarios