Jabón potásico: para qué sirve y cómo hacerlo en casa

Te contamos todo lo que debes saber del jabón potásico, cómo usarlo y cómo hacerlo en casa.
Aprendemos para qué sirve el jabón potásico y cómo hacerlo en casa.

 

El jabón de potásico es un producto 100% natural que elimina las manchas. Su función siempre ha sido la de quitar la suciedad sin dañar los tejidos. Sin embargo, también se utiliza como insecticida y acaricida para prevenir las plagas más comunes del jardín de una manera natural y ecológica.

Este insecticida y jabón natural se puede hacer de manera casera en casa. A continuación os contamos cómo podéis hacer jabón potásico vosotros mismos y qué usos podemos darle, así como cuantas veces se recomienda su uso y cómo lo debemos aplicar a nuestras plantas.

¿Qué es el jabón potásico?

El jabón potásico es un producto que se utiliza en la agricultura orgánica y ecológica, ya que no contiene ningún compuesto tóxico y no afecta a la obtención de la certificación del producto.

Es una de las mejores opciones para combatir las plagas sin afectar negativamente el medio ambiente y sin causar efectos secundarios negativos, ya que se trata de un jabón biodegradable e inocuo. Además, es una fuente secundaria de potasio para las plantas.

¿Para qué sirve?

Este biocida se utiliza para combatir y prevenir las plagas más comunes en los jardines y huertos, como el pulgón, la mosca blanca, la cochinilla, la araña roja y los trips, entre otros. No existe ninguna restricción de uso, así que no supone ningún problema su utilización en jardinería.

Además, también se puede aplicar para combatir los hongos com la negrilla porque lava los residuos de melaza generados por los insectos en las hojas. También influye en los ácaros, por lo que se suele usar para combatir plagas como la araña roja.

Y si lo usamos en combinación con el aceite de nim, un aceite vegetal extraído de las frutas y semillas del árbol de nim, u otros productos fitosanitarios, lograremos un efecto aún mayor.

El jabón potásico no es sistémico, lo que significa que no penetra en la planta y, además, se biodegrada muy rápidamente. Estas características hacen que no sea necesario un tiempo de seguridad o lavado previo al consumo de los productos rociados por este insecticida.

Podemos usar el jabón potásico como insecticida para las plantas de nuestro hogar.

¿Cómo se aplica?

El jabón potásico usado como insecticida, actúa por contacto directo con los parásitos, provocándoles la disminución de la cutícula protectora que estos utilizan para respirar. De esta manera, se consigue ahogar a los parásitos sin afectar a los insectos más grandes, como por ejemplo a las abejas o a sus depredadores naturales, como los ácaros.

De esta manera, para asegurarnos que el producto pueda acabar con la plaga, es necesario pulverizar bien la planta, rociandola por completo para asegurarnos de así alcanzar la mayor cantidad de parásitos posibles.

Normalmente, estas plagas se suelen encontrar en la parte inferior de las hojas. Así, debemos estar atentos, revisandolas constantemente para asegurarnos que no existen parásitos. Sobretodo, debemos prestar atención a ellas durante la fase de crecimiento, que es cuando hay más peligro, porque los tejidos de las plantas son más sensibles y tiernos y, por lo tanto, más apetecibles para este tipo de insectos.

Como hemos comentado anteriormente, el jabón potásico es más efectivo si lo combinamos con cualquier otro producto fitosanitario, ya que ayuda a romper la tensión superficial de la hoja y actúa como agente humectante. De esta manera, después de utilizar el jabón potásico, cualquier otro tratamiento foliar que utilicemos se fijará mejor a la planta y mejorará la eficiencia de esta aplicación.

Podemos pulverizar en cualquier momento, aunque es recomendable aplicarlo en el amanecer o al atardecer. Además, debemos hacerlo cuando no haya demasiada luz solar, ya que al rociar la planta, podríamos quemar sus hojas.

También se recomienda evitar aplicarlo en días lluviosos o con mucho viento, ya que el agua elimina el producto que hemos aplicado y el viento lo seca, así que no habrá servido de nada su uso.

¿Qué dosis debemos usar?

Dependiendo del tipo de jabón potásico que tengamos, la dosis a utilizar puede variar. Sin embargo, normalmente se usa en una proporción de 1% o 2% de dilución en agua, es decir, aproximadamente de 10 a 20 ml de jabón por litro de agua.

De todas maneras, al tratarse de un producto ecológico, inocuo y vegetal, no pasará nada si excedemos la cantidad de producto empleado. No obstante, esto si que es importante si usamos pesticidas químicos, ya que el exceso de dosis puede afectar negativamente al medio ambiente y a nosotros mismos, además de acabar con la vida de la planta.

¿Con qué frecuencia lo podemos utilizar?

Para prevenir las plagas, la mejor opción es pulverizar el jabón potásico aproximadamente 3 o 4 veces hasta acabar con ella, dejando unos días de descanso entre las aplicaciones. Además, como el tratamiento no es agresivo, no habría ningún problema si en algún momento decidimos aumentar la frecuencia de las aplicaciones.

De todos modos, debemos leer bien la concentración que aparece en el envase del jabón que hemos adquirido, ya que hay algunos más concentrados que otros y de eso dependerá el número de aplicaciones que pulverizamos a la planta.

Podemos hacer jabón potásico en casa de manera muy fácil y ecológica.

Cómo hacer jabón potásico en casa

En casa podemos hacer jabón potásico de una manera muy sencilla y ecológica, utilizando productos naturales para poder obtener un biocida que no dañe nuestro jardín o huerto. Para ello, necesitamos los siguientes utensilios:

  • Guantes de goma

  • Gafas protectoras

  • Batidora

  • Recipientes de plástico, vidrio o acero inoxidable para guardar el jabón

Tanto las gafas como los guantes los tenemos que utilizar cuando se produce la reacción entre la potasa y el agua, ya que esta puede dañarnos la piel e irritarnos los ojos si nos salpica, así que es mejor prevenir. Sin embargo, una vez el jabón esté listo, este será inocuo y no agresivo, ni para nosotros ni para las plantas, aunque sí para las plagas.

Para elaborar el pesticida necesitamos los siguientes ingredientes:

  • 120 g de aceite vegetal, como aceite de girasol, de oliva, de maíz o de canola.

  • 20 g de hidróxido de potasio (KOH).

  • 20 g de agua.

Para hacer jabón potásico en casa primero de todo nos colocaremos las gafas y los guantes. Mezclamos la potasa con el agua y removemos. En este momento podremos ver como la temperatura va aumentando mientras se produce la reacción.

En otro recipiente, vertemos el aceite vegetal que hayamos escogido y lo calentamos al baño maría en una olla. Dejamos que se caliente durante unos minutos y, pasado este tiempo, lo retiramos del fuego.

Cuando la reacción de la potasa y el aceite vegetal se encuentren a temperatura ambiente, los mezclamos en un recipiente y removemos. Veremos que la mezcla va adquiriendo un color oscuro. Cuando la mezcla esté más uniforme, la batimos en la batidora durante 2 y 3 minutos.

Dejamos reposar la mezcla que acabamos de procesar durante 10 minutos y volvemos a batir otros 3 minutos más. Tenemos que repetir este proceso tantas veces como sea necesario hasta conseguir la textura deseada. No obstante, tenemos que pensar que cuando lo queramos utilizar más adelante para nuestras plantas, tendremos que mezclarlo con agua para diluirlo y poderlo pulverizar.

Lo podemos guardar en el recipiente que hemos utilizado para hacer la mezcla de la potasa con el aceite si tiene tapa o en una botella de plástico o vidrio.

Referencias bibliográficas:

  • Castillo, A. A. F., Puebla, A. A. F., Verdugo, W., & Montaño, J. M. (2017) Evaluación de insecticidas en el control de áfidos en nogal mediante bioensayos de campo en la costa de hermosillo, sonora. in xiii simposio internacional de nogal pecanero (p. 74).

  • Limache-Colque, L. M. (2014). Efectividad del jabón potásico “Bio clean” para el control de Orthezia olivicola “Queresa blanca movil” en el cultivo de Olea europea “Olivo” en la zona de La Yarada, Tacna-Perú.

Comentarios