Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

L-carnitina: ¿qué es y para qué sirve?

Aunque hace falta más investigación, la L-carnitina se ha relacionado con la pérdida de peso y el rendimiento físico.
La L-carnitina se encuentra en la carne roja y otros alimentos.
 

Es muy habitual que, cada cierto tiempo, se pongan de moda nuevos alimentos o suplementos nutricionales que prometen infinidad de beneficios saludables y que alzan como la solución definitiva a algunas preocupaciones muy comunes como puede ser el control del peso.

Uno de estos elementos que se percibe como casi milagroso en la L-carnitina pero ¿qué hay de cierto en todo lo que se dice sobre ella?. A lo largo de este artículo intentaremos descifrar qué es la L-carnitina, sus tipos cuáles son sus funciones y beneficios que poseen un respaldo científico firme.

¿Qué es la L-carnitina?

La L-carnitina es un derivado de aminoácido naturalmente presente en nuestro organismo que desempeña un papel esencial en el metabolismo y transporte de ácidos grasos a las mitocondrias de las células. Las mitocondrias son unos orgánulos que actúan como motores dentro de las células, quemando las grasas para crear energía utilizable a partir de ellas.

Para que el organismo de una persona produzca este aminoácido en cantidades suficientes, necesita también de cantidades suficientes de vitamina C. En los casos en los que la persona experimente una deficiencia de cualquiera de estos dos elementos, puede obtener pequeñas cantidades de ella mediante una dieta rica en ellos o mediante suplementos alimenticios.

Los suplementos de L-carnitina son utilizados para aumentar los niveles de esta en personas cuya producción natural es baja debido a causas genéricas, ciertos tratamientos farmacológicos o procedimientos médicos como la hemodiálisis.

Además, también es comúnmente utilizada como suplemento de reemplazo en dietas estrictamente vegetarianas, en tratamientos de pérdida de peso y en bebés nacidos prematuros o con bajo peso.

Dentro del ámbito clínico, es utilizada en el tratamiento de enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos, incluyendo el dolor torácico relacionado, la insuficiencia cardíaca congestiva, las complicaciones cardíacas de la difteria, los ataques cardíacos, el colesterol alto y el dolor de piernas causado por problemas circulatorios.

Clasificación de los diferentes tipos

Aunque la L-carnitina es la variedad estándar o básica de carnitina que encuentra naturalmente en nuestro organismo y en algunos alimentos, existen otros tipos diferentes:

  • D-carnitina: es una forma inactiva que puede provocar la deficiencia de L-carnitina en el organismo, ya que inhibe la absorción de otras formas más útiles.

  • Acetil-L-Carnitina: es la variedad más efectiva en cuanto su papel en el funcionamiento cerebral. En habitualmente utilizada en el tratamiento de enfermedades neurológicas como el Alzheimer.

  • Propionil-L-carnitina: funciona mediante la producción de óxido nítrico, por lo que mejora el flujo sanguíneo y sirve de ayuda en el tratamiento de problemas cardíacos como la presión arterial alta.

  • L-carnitina L-tartrato: gracias a su rápida absorción, este tipo de L-carnitina es una de las más comúnmente utilizadas en los suplementos deportivos ya que, además, favorece el alivio del dolor muscular y la recuperación.

¿Para qué sirve? Funciones y efectos en el organismo

Tal y como se menciona varias veces en este artículo, este componente posee diversas funciones relacionadas con una gran variedad de aspectos dentro de nuestro organismo.

Debido a que existe mucha información falsa o contradictoria acerca de sus funciones o beneficios, a continuación describiremos el papel que este elemento ejerce sobre nuestro cuerpo, nuestro cerebro y en la pérdida de peso, entre muchos otros, y que están respaldados por la evidencia científica.

Efectos sobre el cuerpo

La función principal que la L-carnitina tiene en nuestro cuerpo está relacionado con la función mitocondrial y la producción de energía. Este elemento favorece el transporte de los ácidos grasos en las mitocondrias, lugar en el son metabolizadas y convertidas en energía.

Para la salud general, beneficia el estado de las mitocondrias, ayudando a aumentar el crecimiento de estas, previniendo su enfermedad y promoviendo un envejecimiento saludable.

Efectos sobre el funcionamiento cerebral

Según los últimos descubrimientos, puede tener beneficios muy positivos en el funcionamiento cerebral. Estudios en animales sugieren que la acetil-L-carnitina puede ayudar a prevenir y ralentizar el deterioro cognitivo relacionado con la edad y, además, mejorar los marcadores de aprendizaje.

Asimismo, investigaciones realizadas en personas con Alzheimer, descubrieron que tomar esta mismas variedad de resultaba muy eficaz a la hora de revertir la disminución de la función cerebral asociada con esta enfermedad y con otras afecciones neurológicas.

Pero no es necesario sufrir algún tipo de enfermedad neurológica para beneficiarse de la L-carnitina. Estudios realizados en personas mayores sugieren que posee unos efectos similares a los anteriormente descritos en personas mayores sanas que no tenían ninguna alteración neuronal.

Finalmente, aunque todavía se encuentra en vías de investigación, en algunos casos específicos como el alcoholismo, se hipotetiza que la L-carnitina puede ayudar a proteger al cerebro del daño celular.

Actualmente, se está estudiando el papel que la L-carnitina tiene en la prevención del envejecimiento cerebral.

Pérdida de peso

Teniendo en cuenta que, a grandes rasgos, esta posibilita la conversión de grasas en energía, resulta lógico pensar en ella como un suplemento en la pérdida de peso, ya que podría aumentar la capacidad del organismo para quemar la grasa y, como consecuencia acabar con los kilos de más.

Sin embargo, el organismo es una maquinaria mucho más complicada y los resultados de los estudios en humanos revelan datos mixtos y contradictorios acerca de este hecho. Mientras que algunos estudios no observaron diferencia ninguna entre las personas que tomaban L-carnitina y las que no, otros estudios realizados en personas con obesidad o en ancianos sí descubrieron una pérdida significativa de peso.

Esto significa que es necesario llevar a cabo más estudios de investigación que confirmen sus efectos en personas más jóvenes, más activas o sin obesidad.

Salud cardíaca

Algunos estudios han demostrados que la L-carnitina es un potencial agente beneficioso para reducir la presión arterial y los procesos inflamatorios asociados con enfermedades cardíacas.

Además, también se ha visto que su administración ayuda a mejorar el estado de salud de paciente con trastornos cardíacos graves, como enfermedades coronarias e insuficiencias cardíacas.

Rendimiento físico

Aunque también existen resultados mixtos acerca de los efectos de la L-carnitina en el rendimiento físico y deportivo, varios estudios revelaban leves mejoras en el rendimiento de participantes que toman suplementos de esta en dosis altas y durante largos períodos.

Los beneficios relacionados con el rendimiento deportivo son:

  • Facilita la recuperación

  • Aumenta el suministro de oxígeno muscular

  • Reduce la fatiga y aumenta la resistencia

  • Reduce el dolor muscular después del ejercicio

Diabetes tipo 2

Finalmente, se ha demostrado que este aminoácido puede reducir los síntomas de la diabetes tipo 2 y los factores de riesgo que a esta se le asocian. En estudios con personas con diabetes tipo 2, la administración de L-carnitina demostró mejorar la respuesta del azúcar en sangre tras la ingesta de carbohidratos.

Referencias bibliográficas

  • Bremer, J. (1983). Carnitine--metabolism and functions. Physiological Reviews, 63(4): 1420–1480.

 

  

  

 

 

Comentarios