Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Varices en las piernas: qué son, como tratarlas y revisión de Remescar Varices

Las varices en las piernas aparecen porque la sangre no fluye con normalidad a través de las venas.
Las varices son venas inflamadas que suelen aparecer en las piernas.

 

Es una de las enfermedades más sufridas por hombres y mujeres y el número de casos aumenta conforme la edad lo hace. Las varices ocurren cuando las válvulas defectuosas en las venas permiten que la sangre fluya en la dirección equivocada o se acumule.

Los síntomas más comunes de las venas varicosas son dolor en las piernas, tobillos inflamados, varices y picor en las piernas. Si son grandes, el mejor tratamiento para eliminarlas es realizar una operación.

No solo aparecen varices en las piernas, también pueden aparecer en otras partes del cuerpo como en la cara o en el abdomen o incluso en el esófago, conocidas como varices esofágicas.

A continuación os contamos por qué se producen las varices, cuáles son los síntomas y qué tratamientos existen para evitarlas o eliminarlas. Además, también hablaremos de la popular crema Remescar Varices (arañas vasculares). ¿Realmente funciona? ¿Cuál es el precio de la crema Remescar para las varices?

¿Qué son las varices?

Las varices o venas varicosas son venas grandes e inflamadas que a menudo aparecen en las piernas y en los pies. Ocurre cuando las válvulas en las venas no funcionan correctamente, por lo que la sangre no fluye con eficacia.

Estas rara vez necesitan tratamiento por razones de salud, y los remedios que se adoptan son más por una razón estética. Sin embargo, si hay hinchazón, dolor en las piernas, dolor en las varices y hay una molestia considerable, existen diferentes opciones de tratamiento.

En los casos graves, una variz puede romperse o convertirse en úlceras varicosas en la piel. En estos se requerirá un tratamiento específico.

¿Cuántos tipos existen?

Existen diferentes tipos de venas varicosas, según el estado en el que se encuentran. Así pues podemos diferenciar entre:

1. Varices grado I (varículas)

En este grado, las varices se ven a través de la piel y son finas venas de color violeta. A veces se les llama arañas vasculares por su forma. Normalmente no suponen ningún tipo de problema para la salud y solo provocan un problema estético. No obstante, a veces pueden producir sensación de pesadez y de cansancio en las piernas.

2. Varices grado II

En este estado, las venas se van haciendo más visibles y se empiezan a manifestar los primeros síntomas. Algunos de ellos son: pesadez y cansancio en las piernas, dolor, hormigueo, calambres, sensación de calor y picor en las piernas y escozor.

3. Varices grado III

En este grado las varices se encuentran más dilatadas y sinuosas. Los síntomas van aumentando progresivamente y aparecen edemas, hinchazón y cambios de color en la piel.

4. Varices grado IV

Aparecen zonas con eczemas y úlceras. Las úlceras son difíciles de tratar y pueden infectarse con facilidad. En este estado pueden suponer un problema para la salud y se tienen que tomar medidas para tratarlas.

Formación de una vena varicosa o variz. 

 

¿ Y las varices esofágicas?

Las varices no solo aparecen de forma visible en las piernas u otras partes del cuerpo, sino que también pueden aparecer en el interior de nuestro organismo. Este es el caso de las varices esofágicas, que son la hinchazón de las venas que se encuentran en el revestimiento del esófago. Estas pueden ser mortales si se abren y sangran.

Normalmente las varices esofágicas se dan en personas con cirrosis en el hígado y enfermedades hepáticas graves. Se producen cuando el flujo de sangre normal al hígado se bloquea por un coágulo o tejido cicatricial en el hígado. Para evitar estos bloqueos, la sangre fluye hacia vasos sanguíneos más pequeños que no están preparados para transportar grandes volúmenes de sangre.

¿Qué síntomas presentan?

Las venas varicosas tienen aspecto de un cordón de color azul-violeta visible en la superficie de la piel y se hinchan y tuercen, formando bultos. No suelen provocar complicaciones para la salud.

Sin embargo, se pueden manifestar algunos síntomas. Los más comunes son piernas doloridas, fatiga y pesadez. Las piernas se sienten pesadas sobretodo después de hacer ejercicio o por la noche. También se produce inflamación de piernas y tobillos.

Otro de los síntomas que producen las varices son picor alrededor de las venas varicosas. En los casos en los que se padece un grado avanzado, se puede producir un eczema venoso, en el que la piel se pone roja, seca y produce picores.

En el caso en que nos hagamos una lesión en la zona donde tenemos las varices, se puede producir un sangrado más prolongado de lo normal. También nos pueden producir calambres. Muchas personas experimentan calambres cuando se ponen de pie.

Tratamientos para las varices

Si las varices no presentamos síntomas ni molestias y no nos molestan estéticamente, es posible que el tratamiento no sea necesario. Sin embargo, si hay síntomas es posible que necesitemos tratamiento para reducir el dolor o la molestia y abordar las complicaciones como úlceras en las piernas, decoloración de la piel o hinchazón.

Existen múltiples tratamientos para las venas varicosas, tanto si lo necesitamos por razones médicas como por razones estéticas. Algunas de ellas son:

1. Operación de varices

Si las varices son grandes, puede ser que sea necesario extirparlas quirúrgicamente. Esto se hace generalmente bajo anestesia general. En la mayoría de los casos, después de la operación de varices podremos ir a casa el mismo día. Sin embargo, si necesitamos cirugía en ambas piernas, es posible que debamos pasar una noche en el hospital.

En los casos de varices pequeñas y arañas vasculares, la operación se realiza mediante láser para poder cerrarlas. Se aplican fuertes estallidos de luz a la vena, que gradualmente se desvanece y desaparece.

La operación de varices es uno de los tratamientos más habituales. 

2. Ligadura y extirpación

En este tratamiento para varices se hacen dos incisiones, una cerca de la ingle del paciente en la parte superior de la vena diana, y la otra se realiza más abajo de la pierna, ya sea en el tobillo o en la rodilla. La parte superior de la vena se ata antes de que se una a una vena más profunda y se extrae. Este procedimiento generalmente no requiere hospitalización.

Después de la cirugía, la mayoría de los pacientes necesitarán de 1 a 3 semanas para recuperarse antes de volver al trabajo y hacer vida normal. Durante el tiempo de recuperación, se usan medias de compresión.

3. Escleroterapia

Este tipo de tratamiento para varices consiste en inyectar un producto químico en las venas varicosas de tamaño pequeño y mediano, que las cicatriza y las cierra. Unas semanas más tarde, deberían haber desvanecido. Una vena puede necesitar ser inyectada más de una vez.

4. Cierre por radiofrecuencia

Se realiza una pequeña incisión por encima o por debajo de la rodilla, y con la ayuda de una catéter, que se introduce en la vena, se sella la vena mediante calor emitido por radiofrecuencia. La energía de radiofrecuencia calienta la vena y hace que sus paredes se colapsen, cerrándola de manera efectiva.

Este procedimiento es el preferido para venas varicosas más grandes. La ablación por radiofrecuencia generalmente se realiza con anestesia local.

5. Tratamiento láser endovenoso

En este tratamiento se inserta un catéter en la vena del paciente. Se pasa un pequeño láser a través del catéter y se coloca en la parte superior de la vena objetivo. Posteriormente, emite ráfagas de energía cortas que calientan la vena y la cierran.

Este tipo de tratamiento láser es el preferido para tratar varices medianas o pequeñas. Este procedimiento se realiza bajo anestesia local. Puede haber alguna lesión nerviosa, que suele ser breve.

6. Flebectomía motorizada transiluminada.

Un transiluminador de luz especial se pasa a través de una incisión debajo de la piel para que el médico pueda ver qué venas deben extraerse. Las venas objetivo se cortan y se eliminan con un dispositivo de succión a través de la incisión.

Se puede usar anestesia general o local para este procedimiento. Puede haber algo de sangrado y moretones después de la operación.

¿Qué es Remescar Varices?

Seguro que muchos habréis oído hablar de la crema Remescar Varices, por su efectividad y por su económico precio. Esta crema es un producto sanitario creado para ayudar a tratar y prevenir las arañas vasculares, reparando los tejidos venosos débiles y reduciendo la pigmentación que causan las arañas. Para ello, la crema crea una película protectora que cubre y rodea la zona afectada por varices. Garantiza un tiempo duradero de contacto de la crema y acelera el proceso de curación.

Aunque la marca asegura que después de una sola aplicación se nos reducirá el enrojecimiento de forma instantánea, las opiniones que podemos encontrar sobre la eficacia de esta crema son muy diversas. Hay consumidores que aseguran que después de utilizar la crema durante varios meses  no han notado ningún efecto. Sin embargo, otras personas que han probado Remescar Varices aseguran que al poco de su uso han notado una gran mejoría.

Opiniones a parte, la efectividad de la crema Remescar Varices está sujeta al tipo de varices que padece cada persona, siendo efectiva solo en aquellas superficiales y de tipo arañas vasculares. Esta crema la podemos comprar vía online, en parafarmacias y farmacias y su precio oscila entre 34€ y 36€.

Para usarla, la tenemos que aplicar de manera suave sobre la zona afectada, previamente habiendo limpiado y secado la piel. Tenemos que realizar un masaje hasta que la crema se absorba completamente. Nos la tenemos que aplicar 2 veces al día durante 2 o 3 meses.

Referencias bibliográficas:

  • Garcia‐Tsao, G., Sanyal, A. J., Grace, N. D., Carey, W., & Practice Guidelines Committee of the American Association for the Study of Liver Diseases, the Practice Parameters Committee of the American College of Gastroenterology. (2007). Prevention and management of gastroesophageal varices and variceal hemorrhage in cirrhosis. Hepatology, 46(3), 922-938.

  • Norton, I. D., Andrews, J. C., & Kamath, P. S. (1998). Management of ectopic varices. Hepatology, 28(4), 1154-1158.

  • Iborra-Ortega, E., Barjau-Urrea, E., Vila-Coll, R., Ballón-Carazas, H., & Cairols-Castellote, M. A. (2006). Estudio comparativo de dos técnicas quirúrgicas en el tratamiento de las varices de las extremidades inferiores: resultados tras cinco años de seguimiento. Angiología, 58(6), 459-468.

Comentarios