Temas ·

Dolor


Las sensaciones de dolor tienen un componente físico o sensorial y otro psicológico o emocional. En el primer caso tiene que ver con lesiones en el organismo que disparan la actividad de los nociceptores (células relacionadas con las percepciones de dolor), mientras que la parte más subjetiva se refiere a la influencia de los contenidos mentales de la persona en dichas sensaciones.

Uno de los aspectos más relevantes de la experiencia de dolor es el hecho de que normalmente resulta desagradable para la persona que la sufre. Desde un punto de vista evolutivo, estas percepciones y emociones negativas han sido útiles al ser humano y al resto de animales debido a que favorecen la evitación de estímulos potencialmente dañinos y la protección de las partes del cuerpo lesionadas.

Por lo general el tratamiento del dolor (sobre todo cuando éste es intenso) consiste en la administración de medicamentos analgésicos como los antiinflamatorios no esteroideos o AINEs, que incluyen el ibuprofeno, el enantyum y el nolotil.

Las técnicas de relajación pueden ser muy eficaces para aliviar las sensaciones de dolor, y ciertos remedios naturales también son considerados útiles por muchas personas, si bien el efecto placebo debe ser tomado en cuenta al analizar sus propiedades.



Prevenir migraña
Dolor de pies
Enfermedad de Addison
Lyrica
Bartolinits
menstruacion
llagas-en-la-boca
neumotorax
perejil
dispepsia


loading_icon